Callao Thriller

thrillerAyer  bailamos al ritmo del finado Rey del pop Michael Jackson en un cementerio de Ventanilla, también conocido como el Callao Agrícola o el Callao Norte. Con la luna llena puesta y el rugido de la cercana playa como marco del escenario  del  cerro La Regla, desde donde se veía un mar de luces extendido hacia el sur (que seguramente era el  centro del Callao), se inició esta terrorífica velada artística.  

En nuestro afán de no equivocarnos y lucir mejor nuestras máscaras, nos enfilamos  justo detrás del Michael Jackson chalaco, Alex Blas Rivera, y comenzamos a replicar su  experta coreografía de los mutantes que salen de sus tumbas  con los acordes de thriller en acción.

Tan tan…tuntuntuntun…tan tan…tuntuntuntun …tan tan.

 Nuestros pies de muerto se arrastraban por la arena dejando huellas de nuestro paso por este mundo. Y nuestras manos de alacrán intentaban tocar la luna. Así comenzó la batería de jóvenes a bailar entre tumbas y muertos frescos y vivientes. Los ahuecados zapatos dibujaron en la arena los pasos rastreros  de este baile terrorífico hasta la médula.

 Hacía un frío calador de huesos.

El gobierno del Callao inauguraba acertadamente los talleres de invierno en este lugar, antiguo oasis chalaco, que congregaba a una veintena de jóvenes (muertos vivientes) que se entregaron a esta coreografía de ultratumba que pone al Callao como un lugar más del mundo donde se brinda homenaje  a estos mártires de la música mundial como fue Michael Jackson.

La noticia ha invadido las redacciones de todos los periódicos vivientes del mundo. Y el Callao es cada vez más famoso gracias a sus artistas.

¡Chin pum Michael Jackson chalaco!

Anuncios