Isla, hospital y puercos

isla san lorenzoUna imagen diferente del Callao despejado de domingo. Visito el Sabogal, para ser precisos, visito a mi abuela todavía convaleciente de una operación a la cadera. El ingreso se complica con esto de la gripe y sus puercos; no solo narices enfundadas: los horarios de visita se acortan, el número de familiares visitantes se reduce.

Logro hacer intercambio cuando una tía me pasa la posta. Me interno en los pasillos flamantes y la modernidad de la infraestructura y siento a los pacientes con mayor dignidad: me extraño de no sentir la habitual decadencia de los hospitales.

Luego de visitar a la nona, me detengo a disfrutar, desde el ventanal, la imagen de nuestra isla, tutelar y liberada de nubes… hoy domingo.

Anuncios